Sirviendo al Señor Jesucristo- Parte 2

Sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente.

¡No te sientas mal!, eso siempre ha pasado, el Apóstol Pablo lo vivió en carne propia cuando en varias ocasiones lo dejaron solo haciendo la obra del Señor, pero eso jamás lo detuvo para llevar a cabo su misión.

Dios te llamo a ti y su llamado hacia tu vida fue personal, si los demás no quieren hacer aquello, ¡Pues ve y hazlo tú!, si los demás no demuestran compromiso, ¡Pues ve y demuéstralo tú!, si los demás te dejan solo, ¡Pues síguelo haciendo tú!

Dios estará feliz de ver que nada te detiene, estará contento de saber que tiene un hijo o una hija entregada y comprometida a llevar a cabo esa gran comisión.

En el camino te enfrentaras con dudas, con comentarios destructivos, con críticas y hasta burlas, pero es parte de proceso del verdadero siervo, pero los que amamos a Dios y queremos llevar a cabo la misión que nos encomendó no nos detenemos por nada, pese a los obstáculos que en el servicio y en la vida se nos presenten, seguiremos derecho hasta cumplir el objetivo.

¡Arriba siervo de Dios!, ¡Arriba sierva del Dios Altísimo!, ¡Animo!, ¡Levántate!, ¡Sigue haciendo lo que Dios te ha encomendado!, aun cuando nadie lo quiera hacer, ¡Tú fuiste llamado y escogido para esa tarea especial!, ¡Adelante, Dios está contigo!

Dios jamás te desamparara, El estará presente siempre para animarte a seguir la misión que El te encomendó, eres especial porque Dios te eligió para llevar a cabo esa tarea en especial, por lo que no la sueltes, no entregues lo que Dios te dio a ti, lucha por eso que tanto anhelabas y ahora lo tienes, ¡Jamás te des por vencido, porque tú no eres de los que retroceden!

¿Qué Opinas?

Comentarios