Si Dios te busca es porque eres el indicado -1

Hay ocasiones que nos auto criticamos y llegamos a la conclusión que no somos lo suficientemente buenos como para merecer ser usados por Dios.

Muchas veces nos auto excluimos de los planes de Dios sin darnos cuenta que Dios no nos busco para desecharnos, sino para hacer de nosotros algo que nuestra mente nunca pudo imaginar.

Jesús predicaba a la orilla del mar de Galilea y grandes multitudes estaban atentos a sus palabras, sin embargo Jesús tenía planeado mostrarle algo maravilloso a uno de los que llegarían a ser punta de lanza cuando el faltara, hablo de Pedro, aquel hombre pescador de profesión pero para el cual Dios tenía otros planes.

Jesús ve la barca de Pedro y le pide poder subir, al subir el mismo Señor le pide a Pedro que empujara la barca hacia dentro del agua, para hablar desde allí a la multitud.

Luego ocurrió lo siguiente: “Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón: —Ahora ve a las aguas más profundas y echa tus redes para pescar. —Maestro —respondió Simón—, hemos trabajado mucho durante toda la noche y no hemos pescado nada; pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.”

Lucas 5:4-5. Vemos al Señor pedirle a Pedro que hiciera algo que ya había hecho el pescador de profesión, pero tratando de obedecer a su palabra lo intento nuevamente.

A veces vamos por la vida creyendo que ya hicimos todo para tratar de solucionar cierto problema, pero en ocasiones nos olvidamos que la última palabra la tiene el Señor y por muy ilógico que parezcan sus mandatos a veces, la mejor respuesta la podemos encontrar obedeciendo su palabra.

Pedro obedeció y el resultado fue el siguiente: “Y esta vez las redes se llenaron de tantos peces ¡que comenzaron a romperse! Un grito de auxilio atrajo a los compañeros de la otra barca, y pronto las dos barcas estaban llenas de peces y a punto de hundirse.”

Lucas 5:6-7.  No podía haber otra mejor respuesta que ver con los propios ojos los resultados de obedecer el mandato de Dios.

Lo que no habían podido hacer durante toda la noche pescadores profesionales, fue hecho a través del mandate del Señor.

No olvides que el poder de Dios es ilimitado, y aquello que para nosotros parece imposible, para Dios es posible si así Él lo quiere.

La reacción de Pedro al ver el milagro que había sucedido fue la siguiente: “Cuando Simón Pedro se dio cuenta de lo que había sucedido, cayó de rodillas delante de Jesús y le dijo: —Señor, por favor, aléjate de mí, soy demasiado pecador para estar cerca de ti.

Pues estaba muy asombrado por la cantidad de peces que habían sacado, al igual que los otros que estaban con él.”

Lucas 5:8-9. Pedro reacción de la forma que muchos de nosotros reaccionamos cuando nos auto criticamos y consideramos que no somos tan buenos como para estar cerca de Dios.  Past.Enrique M.

¿Qué Opinas?

Comentarios