Paz en la Tormenta – Parte 1

Las tormentas de la vida muchas veces son muy fuertes, en muchas ocasiones pareciera que no podremos frente a ellas, lagrimas aparecen y por periodos pareciera que son el pan diario para nuestra vida.

Y es que todos estamos propensos a ser victimas de una tormenta recia, de esas que nos dejan derribados muchas veces, pero no destruidos, el Apóstol Pablo decía: “…derribados, pero no destruidos” (2 Corintios 4:9).

Lo lindo de todo esto es que en medio de la tormenta tenemos a un Dios que nos viene a rescatar, que no nos dejara hundir y mucho menos morir.

El esta siempre atento a nosotros, su amor ENORME nos alcanzo, y por medio de ese perdón nosotros podemos estar seguros que las tormentas de la vida pueden venir, pero Dios jamás nos dejara hundir.

No se que situación estas pasando los últimos días, seguramente estas viviendo una de esas tormentas fuertes que quieren arrasar con todo, mas déjame decirte que DIOS NO TE DEJARA, Él siempre estará presente en esos momentos en donde pareciera que estas solo, estará allí cuidándote en silencio.

¿Qué Opinas?

Comentarios