Nunca nos frustremos ante la adversidad

Cuando todo lo malo le aconteció a Job, este no oculto su pesar y sus sentimientos humanos brotaron de su corazón, pero enconfiando-en-dios ningún momento él se frustro y no perdió su fe.

Dejar salir nuestra aflicción del corazón no significa que nos frustramos ante la adversidad, eso nos demuestra que como seres humanos dependemos de Dios en todo momento: Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá.

Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

(Job. 1:20-22) Siempre reconozcamos la soberana autoridad de Dios por sobre todas las cosas. Job con todo esto paso la primera prueba y demostró que si se puede salir adelante si solamente confiamos en Dios sin frustrarnos y esperamos en Él.

Job reacciono correctamente porque sabía en quien había confiado y sabía que al final algo mejor le esperaba. Nunca dejemos salir nuestra frustración ante las pruebas que nos toque enfrentar, mejor saquemos nuestra fe inquebrantable en el Señor, porque para eso hemos confiado en Él y somos sus hijos.

Creamos más y preguntemos menos:

Dios nunca se equivoca y sus palabras son tan perfectamente realizados que al final todo es para bien.  Satanás buscó y trató de que  Job renegara de Dios y de su condición, pero en cambio Job sabía que su esperanza estaba puesta en Dios y tenía que esperar:  Y Jehová dijo a Satanás:  He aquí, el está en tu mano; más guarda su vida.

Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una srana maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.  Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza.

Entonces le dijo su mujer:  ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.  Y el le dijo:  Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado,  ¿Que? Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

(Job 2:6-10) Nunca creamos que por creer firmemente en Dios nunca tendremos problemas, porque cuando nos venga la calamidad y la prueba, ¿Qué haremos? ¿Blasfemaremos contra Dios, o renegaremos de nuestra condición, o simplemente creeremos más y preguntaremos menos?

El mensaje que Job nos da en su libro es que aunque las pruebas sean de las más difíciles, sean estas familiares de salud, económicas, de muerte, de amenaza, etc.; no debemos nunca renegar si no que debemos creer más y preguntar menos para que podamos fortalecer nuestra fe en el Señor para nuestro bien y para nuestra bendición.

¿Qué Opinas?

Comentarios