Confiar en las promesas de Dios

A todos los seres humanos nos gusta ser bendecidos, vivir bien, sentirnos seguros con lo que tenemos, etc. En la vida hay10420088_781509861883916_7500562334921706720_n principios para vivir bien, como también hay requisitos para ser bendecidos, lo malo a veces es que los sabemos pero no los aplicamos a nuestra vida.

El círculo de bendición en que nos movamos no dependerá de las circunstancias, sino de nosotros mismos para entrar en él.

Abandono de las Cosas que desgradan a Dios:  Muchos de nosotros vivimos esperando la bendición de Dios; pero casi ninguno vive analizando que es lo que necesita dejar para alcanzar la bendición:

Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre , a la tierra que te mostraré.( Gn.12:1) Cuando Dios llama a Abram, lo que hizo fue separarlo de las cosas que le podían hacer tropiezo en la bendición que Dioa tenía preparada para él.

Lo primero que Abraham hizo fue abandonar sus constumbres que había seguido durante mucho tiempo en su tierra.  Recordemos que por no abandonar muchas veces es que no recibimos bendición.  Abandonemos la necesidad, la soberbia, la alteanería, el orgullo, la contienda, el chisme, pero debemos abandonar todo eso hoy, no mañana, porque entre más nos tardemos, más tardará la bendición en llegar a nuestra vida.

Decir que confiamos, a confiar; existe una diferencia abismal.  Todo creyente que camina con Dios, siempre conquista todo lo que  anhela:  Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció pra salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

( Hebreos 11:8) Confiar en las promesas de Dios no se dará nunca de la noche a la mañana, se necesita disposición y tiempo.  Más tiempo orando, más tiempo leyendo la Biblia, y más tiempo con Dios en la iglesia.

Muchas veces Dios puede pedirnos que hagamos algo para darnos cuenta si confiamos verdaderamente en sus promesas o no: Abraham dejo todo por confiar en lo que Dios le había prometido que la daría.  Aunque no veamos nuestra bendición, no dejemos de confiar en el Señor, entrar en el círculo de bendición requiere esfuerzo, dedicación,obediencia y confianza.

Aprendamos a Obedecer: Desde que nacemos traemos el pecado en nosotros, y la desobediencia es lo que más nos roba la bendición, pero la obediencia es lo que más nos bendice: Se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.

(Gn. 12:4)Las oportunidades siempre llegaran a nuestra vida, pero muchos las perderemos por no obedecer. Cuando Dios le dio órdenes a Abram, este no vacilo en obedecer y emprender esa larga travesía junto con su mujer e hijos. En la medida que obedezcamos el círculo de bendición no solo nos alcanzara sino que también llegara a nuestros hijos y familia.

Obedecer es caminar sin miedo, caminar con la fe puesta en el Señor que el no solo proveerá sino que también nos dará mucho más de lo que imaginamos.

El círculo de bendición también incluye la salvación de tu alma. Decide entregarle tu vida hoy al Señor…

Dios te bendiga hoy y siempre…

Pst. Giovanni Barrera

¿Qué Opinas?

Comentarios