Compromiso de vivir en Santidad- Parte 1

Hace algunos años cuando por primera vez escuche esa alabanza interpretada por Jesús Adrián Romero que se titula: “Hacemos hoy”, recuerdo que toco mi corazón de una forma especial y me motivo a vivir en santidad.

La letra de la alabanza dice: “Hacemos hoy, ante tu altar, un compromiso de vivir en santidad”, realmente el anhelo de nuestro corazón tiene que ser ese, el tratar por todos los medios posibles de vivir en santidad.

El hecho de no ser perfectos no significa licencia para pecar, pues muchos se excusan en que nadie es perfecto y por eso permiten que el pecado haga presa de ellos.

Si bien es cierto ninguno de nosotros somos perfectos, eso no quiere decir que debamos recibir al pecado con los brazos abiertos, por el simple hecho de que somos imperfectos y fallamos. Una cosa es fallar y otra cosa es acostumbrarse a fallar continuamente, poniendo como excusas la debilidad humana o cualquier otra semejante.

Jesús vino a la tierra a mostrarnos que se puede vivir en santidad, que se puede ser tentado en todo, mas no pecar, es el ejemplo vivo en el cual no podemos refutar nada, El vino a mostrarnos el camino por el cual debíamos andar, a enseñarnos a base de ejemplo la forma adecuada de vivir agradando a Dios, pese a ser humano y sentir lo mismo que nosotros sentimos, el decidió firmemente hacer un pacto con Dios de vivir en santidad y lo cumplió hasta el final.

Si, yo se que ningún de nosotros somos Jesús, pero nos hacemos llamar “cristianos”, lo cual significa que nuestro modelo es Cristo Jesús, lo que tendría que traducirse en imitar su pasos, su andar, su testimonio, pero ¿Estaremos imitándolo?, ¿La imagen de Cristo esta reflejada en mi vida?, ¿Soy digno de llamarme cristiano?, son preguntas que lejos de desanimarnos, nos deberían de llevar a la reflexión que como resultado de una cambio radical en nuestra manera de vivir.

¿Qué Opinas?

Comentarios