Centremos Nuestra Oración en el poder de Dios

44Muchos de nosotros cuando estamos en dificultad o estamos pasando por problemas graves o enfermedades, buscamos siempre al hombre, antes que buscar a Dios y centrarnos en su eterno poder.

Dios siempre estará por encima de nuestros problemas, por eso mismo centremos nuestra mirada en el y no en la magnitud del problema: No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío.

(Jeremías 10:6) Nuestro soberano Dios siempre quiere que le pidamos que intervenga en nuestra causa y que use todo su poder para salvarnos y bendecirnos.

No debemos angustiarnos delante del problema, por muy grande o invencible que este se vea, siempre el poder de Dios tiene que ser nuestra arma de ataque y defensa para poder vencer en todo.

Mantengamonos en Oración Constante:

Todo el pueblo de Dios debería ser pueblo de oración, pero no siempre lo somos.  Debemos ser constantes en la oración pidiendo misericordia y favores a nuestro gran Rey. Cuando Jesús les puso este ejemplo a sus discípulos les quiso enseñar que la oración constante y rogativa puede mover no solo los corazones humanos sino tambien el corrazón de Dios: También le refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.

Lucas 18.1) Si vivimos por fe no debemos rendirnos nunca y debemos hacer la oración un principio constante paa no desmayar cuando venga la adversidad o la enfermedad.  Siempre que persistamos en la oración, estaremos demostrando nuestro buen carácter como hijos de Dios, nuestra fe inquebrantable y sobretodo la esperanza de que la respuesta de Dios viene en camino.

La oración puede hacer la diferencia:

Dios puede cambiar todo en un instante y no dependerá de nuestra conducta solamente, sino también de nuestra fe y de nuestra oración poderosa y llena de confianza en Él.

Enfoquemos nuestra oración en la necesidad urgente que tengamos no en el deseo por satisfacer un gusto o capricho: Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

(Juan 14:14) Las palabras de Jesús en este versículo no necesitan mucha interpretación ni mucha ciencia, él fue tajante en decir que lo que pidiéramos creyendo, él lo hará. Hagamos buen uso de nuestra oración, este es un privilegio único para los hijos de Dios, con ella no solo podemos lograr todo en la vida, sino también nos sirve para escuchar a Cristo y hablar con él.

Hoy es el día que una oración llena de fe puede cambiar el rumbo de tu vida, cree en Jesús acércate a él con fe y pídele que te salve y él lo hará.

Dios te bendiga hoy y siempre…

Pst. Giovanni Barrera

¿Qué Opinas?

Comentarios