Haz tu parte, Dios hará la suya – parte 1

Todos tenemos sueños que anhelamos que se cumplan, metas que nos trazamos con el objetivo de cumplirlas, pero con el transcurrir de los años vemos que muchas veces aquello que nos propusimos simplemente no se dio o no lo cumplimos.

A veces pasamos toda la vida esperando que se cumplan nuestros sueños, sin ni siquiera hacer nada para cumplirlos. La mayoría de personas espera que Dios mueva todas las piezas y haga tu sueño realidad como un milagro sobrenatural que aparece tan pronto como parpadear.

Y es que tenemos que entender una cosa, si bien es cierto Dios es quien gobierna todo y quien permite o no todo, debemos tener conciencia de nuestra responsabilidad en el hecho de cumplir lo que anhelamos.

¿Qué quiero decir con esto?, que si esperas toda tu vida sin hacer NADA a que se cumplan tus sueños, simplemente NO SE CUMPLIRAN.

Una cosa es que Dios quiere ayudarte a cumplir esos sueños siempre y cuando estén bajo su voluntad para tu vida y otra cosa es que tú ACCIONES para que esos sueños se hagan realidad.

Por ejemplo:

Si tú eres un joven o adulto que su sueño es coronar una carrera o una maestría, pero no haces nada por estudiar o preocuparte por tus estudios, entonces, ¿Cómo Dios te va ayudar? Dios no puede doblarte el brazo y hacer que estudies y te preocupes a la fuerza.

Si tú eres un chico soltero o una chica soltera que sueñas con algún día encontrar a alguien que te ame y a quien amar, pero no haces nada por congregarte y hacer amistades o conocer gente, entonces, ¿Cómo encontraras a esa persona soñada?.

No esperes que Dios un día toque a tu puerta y te diga: “AQUÍ TE LO MANDO”, ¡No!, ¡Eso no ocurrirá!, es por eso que hoy en día hay tanta gente que se queja de que “Dios no contesta” o que “Esta cansada de esperar”, pero han entendido mal, el esperar en Dios significa “Dejar en sus manos nuestras decisiones y no precipitarnos”, no significa que Dios hará el trabajo que tú tienes que hacer.

Si realmente un día te quieres casar tienes que conocer gente, hacerte amigos de todos, de esta forma conocerás a más personas y Dios te guiara en su momento para que tomes esa decisión, pero ¡TIENES QUE CONOCER PERSONAS!, tu trabajo es ese: conocer gente y entablar relaciones de amistad con personas, todo comienza por una amistad.

¿Qué Opinas?

Comentarios