Con Cristo estoy juntamente crucificado -Parte 2

Con Cristo estoy juntamente crucificado.

Es momento de reflexionar sobre que área de mi vida aun no he crucificado, sobre que área de mi vida aun sigue viviendo mi viejo hombre, no solo para detectarla, sino que para hacer algo para cambiarla ya que esta en juego mi eternidad.

El Apóstol decía: “Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”, que lindas palabras que denota la renunciación de mis intenciones y de mis deseos.

Que lindo fuera que cada uno de nosotros tomara la determinación de morir a nosotros mismos, de crucificar hasta el mínimo deseo carnal que todavía anda rondando en nuestra vida y que pudiéramos decir: “ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mi”.

¿Por qué no permites que sea Cristo quien viva en ti?, si Cristo viviera en ti no habría situación que te lleve a pecar, pues la fortaleza que Cristo te daría seria suficiente para decir no al pecado.

No es momento de estar reconociendo las cosas pero dejarlas nada más en un reconocimiento, es hora de actuar, en momento de tomar determinaciones en nuestra vida como por ejemplo: ¿Quiero obtener la vida eterna?, entonces moriré, para que Cristo viva en mi, ¿Quiero alejarme del gran galardón?, entonces seguiré mi vida como va, satisfaciendo los mínimos deseos de mi carne para llegar a los máximos cada vez que pueda y me sienta sin fuerzas.

Amado hermano, te invito a que seas valiente, a que decidas de una vez por todas a rendirte a Cristo, a reconocer que ya NO VIVES tu, sino que CRISTO quiere vivir en ti.

Pero tienes que entender que Cristo es tan caballero que si tu no se lo permites El no actúa en tu vida, es por esa razón que debemos rendirnos en humildad delante del Señor.

Reconocer nuestros errores y tener la suficiente determinación para que a partir de este momento podamos comenzar a vivir la vida que tendríamos que haber vivido desde el día que permitimos que Jesús entrara a morar a nuestra vida, hablo de crucificarnos a nosotros mismo y comenzar a vivir para Cristo.

¿Qué Opinas?

Comentarios