Confianza en Dios para ser mejores -1

Hay una cosa que tenemos que tener bien claro, y es el hecho que mientras estemos acá en la tierra se nos presentaran toda clase de dificultades, las cuales con la ayuda de Dios debemos superar.

Santiago en su carta nos lo explica de la siguiente manera: “Hermanos en Cristo, ustedes deben sentirse muy felices cuando pasen por toda clase de dificultades.

Así, cuando su confianza en Dios sea puesta a prueba, ustedes aprenderán a soportar con más fuerza las dificultades.

Por lo tanto, deben resistir la prueba hasta el final, para que sean mejores y puedan obedecer lo que se les ordene.” Santiago 1:2-4 Traducción en lenguaje actual (TLA).

Lo primero que Santiago nos aconseja es: “ustedes deben sentirse muy felices cuando pasen por toda clase de dificultades”.

Cualquier podría pensar: ¿Por qué nos vamos a sentir felices por pasar por dificultades?, y viéndolo desde el punto humano, no tiene sentido, pero Santiago ve más allá de una óptica humana, él ve las cosas desde una óptica espiritual.

Y es que Santiago ha comprendido algo: ¿Qué ganamos con preocuparnos, afligirnos o entristecernos en medio de la prueba?, ¿Qué beneficio podemos sacar al enfrentar una prueba totalmente desanimados?.

Santiago a comprendido que la única forma de enfrentar las dificultades de la vida es con una buena actitud, no una actitud de queja o auto conmiseración, sino una actitud de fe y confianza en Dios, puesto que si tenemos fe y confianza en Dios mantendremos la calma y junto con la calma el gozo en nuestra vida.

Luego Santiago explica: “cuando su confianza en Dios sea puesta a prueba, ustedes aprenderán a soportar con más fuerza las dificultades”.

El comprende que la única forma de ser fuerte al enfrentar las dificultades es poniendo nuestra confianza en Dios y si a pesar de que las cosas no salgan como esperamos mantenemos esa confianza en Dios, al final nos hará fuertes.

Y es que cuando aprendemos a confiar en Dios no hay dificultad que nos derribe, no hay dificultad que nos haga retroceder, pues nuestra confianza en Dios será el motor que nos impulsará a avanzar cada día rumbo al objetivo que Dios quiere para nuestras vidas.

Santiago comprende que entre más confianza en Dios tenemos, más fuertes seremos para enfrentar cualquier clase de dificultades.

¿Qué Opinas?

Comentarios