Confía en el Señor y no serás avergonzado-2

El joven David estaba a punto de enfrentarse a un gigante guerrero llamado Goliat, sin embargo este joven no se aferro a su capacidad humana para resolver ese problema.

Sino más bien al respaldo de Dios sobre su vida., él dijo: “David le respondió al filisteo: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo contra ti en nombre del Señor de los Ejércitos Celestiales, el Dios de los ejércitos de Israel, a quien tú has desafiado” 1 Samuel 17:45.

David no era tonto, él sabía la desventaja que tenía frente a un guerrero experimentado como Goliat, sin embargo David no se puso a pensar cómo derrotar a ese gigante, por más plan que tuviera humanamente era casi imposible. Sin embargo David si hizo lo que tenía que hacer: CONFIO EN DIOS.

Lo que David hizo fue rendir sus capacidades en Dios y depender solamente de Él.

David no iba a enfrentar a ese gigante en sus capacidades humanas, pero sí lo haría en las capacidades que Dios le daría y obtuvo el premio a su fe: “Así David triunfó sobre el filisteo con solo una honda y una piedra, porque no tenía espada.”

1 Samuel 17:50 Nueva.

¿Ustedes creen que la honda de David tenía algo especial?, ¿Creen que la puntería de David era perfecta?, o ¿Creen que esa piedra que lanzo tenía algo especial?, ¡No!, más allá de los recursos que podamos tener.

Lo que realmente está detrás de esta clase de milagros es LA MANO PODEROSA DE DIOS. Y es que cuando confiamos en Dios no seremos avergonzados.

¿Cuál es el gigante que te asusta en estos momentos?, ¿Cuál es el gigante que te reta?, deja de pensar en enfrentarlo en tus “buenas” capacidades, mejor cédele tu lugar a Dios y deja que Él actúe por ti, solo sé su instrumento y Él hará grandes cosas en tu vida.

Deja de pensar y pensar la forma de cómo solucionar ese problema. Mejor confía en Dios con todo tu ser y con todo tu corazón y entonces verás mejores resultados.

Cuando confias en Dios obtendrás mejores resultados de los que imaginaste, porque la forma de actuar de Dios sobre aquellos que en Él confían es única, especial y sobrenatural.

¡Confía porque no serás avergonzado!
“Como nos dicen las Escrituras: «Todo el que confíe en él jamás será avergonza

Enrique Monterroza.

¿Qué Opinas?

Comentarios